BIOGRAFÍA

Pixán aúna clasicismo e innovación y es, no cabe duda, un artista poco frecuente por su manera de entender el canto y la gestión musical. Con su voz se convierte en un “buscador de emociones” que investiga, aborda nuevos y originales territorios en lo que se unen la lírica y la poesía en un buen número de proyectos únicos en el panorama musical español como las obras dedicadas a los poetas Ángel González, Ramón Cabanillas, Rosalía de Castro, Pablo García Baena o María Lejárraga.

Posee una especial sensibilidad a la hora de rescatar y poner en valor la canción de concierto para voz y piano, en muchos casos con obras de nueva factura, aportando nueva bibliografía al panorama musical español, tarea en la que le ha acompañado en multitud de conciertos y grabaciones el excelente pianista Alejandro Zabala. Con él ha compartido largas horas de estudio y trabajo en el mutuo interés de ir más allá de los terrenos musicales habituales, explorando y descubriendo obras poco transitadas, pero llenas de belleza y lenguajes musicales novedosos; recuperadas o incluso encargadas a diversos compositores como Antón García Abril, Zulema de la Cruz, Félix Sierra, Jorge Muñiz, Milena Perisic o Raquel Jurado, entre otros.

Es, además, un gestor cultural en toda su extensión, ya que genera su propio espacio para llevar a cabo esos proyectos que impulsa desde el nacimiento de la idea hasta la presentación de la obra. Esta manera de afrontar su larga carrera musical le ha llevado a colaborar con nombres tan ilustres como Monserrat Caballé, Alfredo Kraus o directores como Rafael Frühbeck de Burgos, Jesús López Cobos, , Miguel Roa, Benito Lauret, David Hill, José de Eusebio u Oliver Díaz.

No obstante, Pixán también ha querido abordar en ocasiones temas populares e incluso terrenos como el de la copla o el pasodoble –tan imbricado en la zarzuela-, en el que ha dejado una impronta lírica desgranado notas y saberes de hondo calado emocional.

Es, pues, un artista de múltiples facetas que no olvida -todo lo contrario- sus orígenes: el ciclo de canciones “Madre Asturias” compuestas por Antón García Abril y grabadas con la Orquesta Filarmónica de Londres -dirigida por Jesús López Cobos- en los míticos estudios Abbey Road, supuso un hito en la música asturiana y es una muestra de su interés por las tradiciones y la cultura de su tierra natal.

La figura del político y escritor asturiano Jovellanos dio lugar a otro importante y original trabajo del tenor, con textos del poeta y Premio Cervantes 2006 Antonio Gamoneda y música de Jorge Muñiz, junto a la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias dirigida por Oliver Díaz.

Y quizá una de las iniciativas más ambiciosas de Joaquín Pixan -ya que supone también una obra de autoría- es la de “Un Cancionero Asturiano para el siglo XXI” en la que de nuevo su compañero de viaje es Antonio Gamoneda. Ambos abordan en esta obra un trabajo, a decir de muchos histórico, ya que supone un nuevo concepto de los textos y la música tradicional asturiana.

Más de 30 grabaciones, innumerables conciertos por España y el extranjero, acompañado por formaciones como la London Philarmonic Orchestra, la English Chamber Orchestra, la Orquesta de RTVE, la Orquesta Sinfónica de Madrid, la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias, la Orquesta Sinfónica de Oviedo o la Filarmónica de Málaga, dan una idea de la trayectoria de Joaquín Pixán y de su infatigable inquietud cultural y artística al servicio de la música.

DISCOGRAFÍA

México, ahora y siempre

Coplas y Romances

Atardecer

Oda a Jovellanos

Paolo Tosti (Vol. 1)

Paolo Tosti (Vol. 2)

Palabres de Muyer

Armonía (Vol. I)

Armonía (Vol. II)

La Pena Se Olvida.

Si Yo Fuera Picador

Voz Que Soledad Sonando

Gerardo Gombau

Cinco poemas

Ramón Cabanillas

Pablo García Baena

Cantos de la Mar

Grandes Éxitos

Cantares Gallegos

Homenaje a el "Presi""

Ave María

María Lejarraga

Himno de Coaña - EP

Madre Asturias

Misa de Gaita

Encuentro Iberoamericano

Canciones A. García Abril

Tentativa cancionero asturiano

Homenaje a Eduardo M. Torner

Un cancionero asturiano para el SXXI